domingo, 3 de junio de 2012

La Real Academia Española define la acción de bailar como: "Ejecutar movimientos acompasados con el cuerpo, brazos y pies". Parece sencillo, ¿verdad? pero olvidais que las apariencias engañan, que hasta la cosa más simple acaba resultando complicada. Y es que el baile conlleva mucho más que eso, no solo son movimientos al ritmo de la música, el baile es pasión, amistad, compañerismo, energía, ánimo, entrega, trabajo, paciencia... un estilo de vida.
Pasas un año entero ensayando un pequeño número de coreografías, estresándote porque un paso no te sale, y lo haces y lo haces, pides ayuda, hasta que al final lo tienes y así sucesivamente, porque una coreografía es un una espiral sin final, porque siempre podrá estar mejor, cada uno a su manera aportando su granito de arena haciendo de un baile, una auténtica representación única.
Y cuando te das cuenta, estas ahí, en el camerino preparándote para salir al escenario, y llegan los amigos inseparables de todo aquel que baila: los nervios. Maquillaje y vestuario, -Abrochame el maillot! -¿Te ayudo a hacerte el moño? -¿Alguien tiene un peine? -¿Laca, pintalabios rojo? -¿Más horquillas? -¿Dónde está mi chaqueta? - ¿Alguien ha visto mi pañuleo? ... Ya está. Estás detrás del telón, abrazos, besos, se oye el típico mucha mierda y el tú puedes, sales, solo ves cabezas y luces, muchas luces, la música empieza a sonar, y tú sin quererlo empiezas a bailar, a enseñar todo lo que tu cuerpo tiene asociado a esa música y los nervios van siendo superados por esa bonita sensación de estar bailando delante de la gente, disfrutando tanto o más como si fueras una niña con zapatos nuevos. Son solo unos minutos para los que has estado preparándote mucho tiempo y que al final siempre merece la pena.
Son esos días cuando valoras TODO.
Gracias a esas pequeñas personitas, que aunque no lo creais en un año os habeis convertido en mis nenas, porque cuando se comparte tiempo y gustos, la química entre las personas aumenta, he aprendido muchisimo de vosotras y lo seguiré hacuendo, porque este juego consiste en eso, en un contínuo aprender.

¿Bailamos?

4 comentarios:

Ginebra dijo...

¡Vaya! No sabía que bailaras. La verdad es que eso no es lo mío. Cuando bailo, o bien parezco un pato borracho, o que me está dando un ataque epiléctico y otro eléctrico a la vez.
Un guiño ;)

Amanda Chic dijo...

Bailar es genial :-D

Un post precioso

A chic kiss ;-)

Blanca Viñas dijo...

yo el otro día desfile en el festival de Cool People en Soy Cibelino y me he sentido muy identificada con todos los nervios y locuras de backstage antes de salir jajajaja :) pero está claro que si haces lo que te gusta (bailar en este caso) todo sale bien :):)
Por supuesto que os sigo, muchísimas gracias por pasaros por mi blog :)

Mrm.Hdez dijo...

Yo he bailado durante bastantes años y no puedo estar más de acuerdo. Bailar no es fácil, aunque muchos lo crean. Para bailar hay que transmitir y si no transmites, da igual que te sepas los pasos y te salgan automáticamente, no es solo la técnica, es el sentimiento. Y para mí es una de las cosas más bonitas del mundo, además de los nervios y esos momentos geniales que te hace vivir. Me alegra mucho que haya gente que lo sepa apreciar. Un besazo!